MacBook es la extensa gama de ordenadores portátiles que pose Apple y que ejecutan el sistema operativo macOS. Sin embargo esto no ha sido siempre así, por eso, en primer lugar le daremos un buen repaso a la historia de Apple y de los MacBook, para que sepas exactamente qué es lo que estás buscando y cómo puedes sacarle el máximo partido a todas sus funciones y posibilidades. Para eso estamos aquí, para informarte acerca de todo lo que debes saber sobre el MacBook y sobre Apple.

Modelos de MacBook

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Nuevo Apple MacBook Air... Nuevo Apple MacBook Air... 38 Opiniones 1.095,50 €
2 Nuevo Apple MacBook Pro... Nuevo Apple MacBook Pro... No hay valoraciones 1.480,00 €
3 Nuevo Apple MacBook Pro... Nuevo Apple MacBook Pro... 64 Opiniones 2.449,00 €
4 Apple MacBook Pro 2.5GHz... Apple MacBook Pro 2.5GHz... 7 Opiniones 539,00 €
5 Wallin Mac Book Air... Wallin Mac Book Air... No hay valoraciones 24,52 €
6 JCK USB C Hub MacBook Pro... JCK USB C Hub MacBook Pro... No hay valoraciones 27,19 €
configurador de macbook a medida

Vamos a hacer un pequeño repaso por la historia de los MacBook, un interesante listado en el que podremos ver todos los MacBook lanzados desde el inicio y hasta la fecha, incluyendo el año de presentación.

Como dijimos anteriormente, el motivo principal del cambio generacional de los PowerBook a los MacBook se debió a la presencia de procesadores Intel en su interior, y así ha sido desde 2006 hasta ahora, empezando por los Pentium, pasando por los Core 2 Duo, y ahora encontramos los modelos actuales la gama “Core i” de Intel, la gama de bajo consumo “Core M” y la gama Skylake presentes en los últimos modelos.

El MacBook PRO y el por qué de su existencia

Apple siempre ha tenido bastante en cuenta el entorno profesional. Si bien, es cierto que la mayoría de su software está enfocado a usuarios casuales o con los justos conocimientos, nos encontramos con que todos los Mac son verdaderas herramientas de trabajo en las manos adecuadas, su estabilidad, la fiabilidad del sistema operativo y la durabilidad de sus materiales le han otorgado una importante fama en según qué sectores de la informática. De  hecho, no es raro encontrar dispositivos Apple en entornos laborales dedicados al diseño, la fotografía y el sonido.

Respondiendo a estas necesidades, en 2006 Apple lanzó el MacBook Pro, un portátil que generalmente incluye las últimas tecnologías a nivel de hardware que Apple va presentando con el paso del tiempo, ofreciendo una serie de características imposibles de encontrar en los portátiles de la competencia. El entorno profesional comenzaba a ver con buenos ojos al MacBook Pro, sin embargo, su elevado precio, la necesidad de utilizar adaptadores para determinadas tareas, y el hecho de que es fácil encontrar dispositivos con un hardware concreto más potente al mismo precio, hace que la mayoría del público se decante por opciones de escritorio basadas en Windows.

En 2012, Apple presentaba el MacBook Pro Retina, un MacBook Pro ligeramente más delgado, principalmente porque se deshacía del lector de CDs, la enésima excentricidad de Steve Jobs que declaró fallecido este medio de almacenamiento. Su principal atractivo era la pantalla Retina, una resolución difícil de encontrar en dispositivos de escritorio incluso ahora, cuatro años después. El MacBook Pro fue lanzado principalmente con una pantalla de 15 pulgadas, para más adelante ampliarse a las 17 pulgadas y disminuir hasta las 13 pulgadas. Además, empezaron a sustituirse los discos duros mecánicos por los actuales SSD que ofrecen un rendimiento y velocidad de lectura/escritura superior, lo que le otorga una fluidez y optimización del sistema operativo difícil de encontrar en otros dispositivos.

Nuevos MacBook PRO Retina con Touch Bar

El día 27 de Octubre de 2016, Apple presentaba una renovación bastante interesante en su gama de portátiles de entorno profesional, los MacBook Pro con Touch Bar. Presentaba así unos dispositivos renovados con una serie de novedades a nivel de hardware que no dejarían indiferente a nadie.

Y es que el MacBook Pro es el primer portátil que incluye la tecnología Touch Bar, una pantalla que susituye las teclas de función habituales en los portátiles, y que además viene acompañada de un Touch ID, el lector de huellas dactilares de Apple que tan famoso se ha hecho a lo largo de los últimos años. Pero no todo quedaba ahí, Apple decidió también reducir el grosor del dispositivo, logrando hasta un 20% menos de volumen total.

También se incorpora defintivamente a los nuevos MacBook Pro de Apple la tecnología mariposa de segunda generación, un peculiar sistema de teclado que reduce al mínimo el impacto y el recorrido de las teclas. En cuanto al Trackpad, nos encontramos que Apple sigue reforzando la tecnología ForceTouch ya existente, sin embargo ha ampliado el rango de actuación, un Trackpad el doble de grande, que te hará olvidarte por completo de accesorios como el ratón.

El MacBook Pro de 16 pulgadas incluye también el mejor sistema de sonido implementado jamás en un ordenador portátil: seis altavoces, dos de ellos de graves, que ofrecen un sonido potente, fiel  y de calidad. Todo esto se une a una potencia envidiable, con los procesadores más potentes de Intel que se suman a los discos SSD más rápidos y hasta 64GB de RAM.

MacBook Air: extremadamente ligero, extremadamente portátil

Apple, del mismo modo, sabe centrarse en las necesidades de sus usuarios principales, y si hay algo que debe mantener un dispositivo portátil y que se fue perdiendo con el paso del tiempo, era precisamente la portabilidad. Mientras que la competencia se centraba en lanzar portátiles cada vez más potentes y con pantallas más grandes, Apple pensó que era un buen momento para lanzar un portátil con una pantalla comedida, con dos retos, ser el más ligero y el más delgado del mercado.

Dicho y hecho, Apple presentaba en 2008 el MacBook Air, el portátil más delgado jamás visto, con un diseño que dejó con la boca abierta a medio mundo, convirtiéndose en el portátil de portátiles. Además, fue considerado el portátil más respetuoso con el medio ambiente, ya que carecía de mercurio y arsénico en ninguno de sus elementos. Por otro lado, contaba con un consumo energético ínfimo, otra de sus señas de identidad que se ha ido manteniendo hasta hoy día, prometiendo hasta 11 horas de uso continuado del dispositivo con una sola carga de batería. Del mismo modo que los MacBook Pro, estos portátiles contaban con SSD desde su lanzamiento, memorias recién nacidas en la época, que eran la clave de su estupendo funcionamiento.

MacBook Air vs MacBook Pro

¿MacBook Air o MacBook Pro? ¿Qué me interesa? Yo soy una persona a la que le gusta valorar todas las posibilidades, por lo que no me gusta dar una respuesta directa y clara y suelo responder a casi todo que depende. Antes de responder a esta pregunta, tenemos que preguntarnos a nosotros mismos: ¿qué uso voy a hacer del portátil? El Air es el portátil de Apple más económico, lo que también significa que tiene componentes internos y externos más discretos. También significa que es más pequeño y ligero, y lo que también tiene de tamaño mas reducido es su pantalla.

Tenemos que tener en cuenta que el MacBook Air es también como el modelo de entrada del portátil de Apple. Esto significa que carece de algunas «chucherías», como la Touch Bar y mejores altavoces, y no se acerca a la potencia del Pro. Aunque funciona perfectamente ejecutando macOS, lo hará todo a menor velocidad por tener en el modelo más básico el procesador Core i3 de Intel. Además, tiene menor capacidad de almacenamiento y RAM, pero todo esto merece la pena para los que buscan un ordenador pequeño, funcional y con el que para muchos es el mejor sistema operativo.

En el lado opuesto tenemos el MacBook Pro. Está disponible en dos modelos, el de 13 pulgadas y el de 16 pulgadas, pero ambos son más potentes en todos los sentidos que el MacBook Air. Además, tienen toda la mejor tecnología de la manzana, lo que incluye la Touch Bar y el sistema de sonido avanzado en el modelo de 16 pulgadas.

En su interior, el MacBook Pro es una bestia que incluye componentes que envidian muchos ordenadores de escritorio, como los procesadores más avanzados de Intel, memoria RAM para parar un tren o discos de alta velocidad y almacenamiento como los SSD. El de 16 pulgadas, además de contar con la mejor pantalla de la compañía, lo que incluye el sistema True Tone, también incluye 6 altavoces que harán que todo suene con la mejor de las calidades y fiabilidad.

En definitiva, dos modelos que en realidad son tres que podemos configurar de diferentes maneras, pero el Air está pensado para usuarios poco exigentes que priman el bajo precio y la movilidad y el Pro es para los usuarios más exigentes que quieren toda la carne en el asador.

Qué MacBook me compro?

MacBook Air

El MacBook Air debe ser nuestra elección si queremos usar un ordenador de Apple con su sistema operativo, pero no somos los usuarios más exigentes. Son los ordenadores más ligeros de la manzana, lo que nos permitirá moverlos sin ninguna dificultad, pero también son los más discretos. Eso sí, tienen un precio mucho menor que el de sus hermanos mayores, por lo que son una buena opción si no queremos usar un Windows que no funciona como a muchos nos gustaría.

El MacBook Air tiene una pantalla más pequeña que la de los Pro, pero siempre con la mejor calidad de Apple. Como talón o talones de Aquiles tenemos que no suelen incluir las mejores tecnologías de la manzana, como la Touch Bar o el bueno sonido de los modelos Pro.

MacBook Pro 13

El MacBook Pro de 13 pulgadas tiene el equilibrio perfecto entre precio, tamaño y especificaciones. Este portátil sí cuenta con la mejor tecnología de Apple, entre lo que tenemos su Touch ID, Touch Bar o el Trackpad Force Touch, y lo tiene todo a un precio menor que el de su hermano mayor. Eso sí, su tamaño le impide tener cosas como el sistema de sonido de seis altavoces que sí tiene el de 16 pulgadas.

En el equilibrio perfecto, como hemos mencionado, también está el precio. Y es que el MacBook 13 tiene algunas pequeñas limitaciones, unas que en realidad son puntos más fuertes en otro ordenador con un precio mucho mayor. Entre estos recortes tenemos que cuenta con buenos procesadores, buenos discos SSD y mucha RAM, hasta 16GB, pero el modelo de entrada es un poco más discreto. El MacBook Pro de 13 pulgadas debe ser tu elección si quieres realizar tareas medianamente pesadas en un ordenador algo más pequeño.

MacBook Pro 16

El MacBook Pro de 16 pulgadas es el que lo incluye todo. Tiene la pantalla más grande que haya incluido nunca un MacBook y a hardware importante como la Touch Bar, el Touch ID o el Trackpad Force Touch se le une el mejor sonido que Apple ha incluido en un portátil, con 6 altavoces de alta definición, dos de ellos graves que dan profundidad y realismo a todo lo que hace sonar.

Por otra parte, existe en opciones con los mejores componentes, muchos de ellos que solo se encuentran en otros ordenadores de escritorio, como el procesador i9 de Intel, discos SSD de hasta 8TB y 64GB de RAM, a lo que se le unen las mejores gráficas que monta la compañía. Eso sí, hay que tener en cuenta que todo esto tiene un precio que en este modelo supera los dos miles de euros.

Historia de Apple y el primer MacBook

Modelos de MacBook

Como muchos sabréis, Apple es una multinacional norteamericana con sede en Cupertino (California – USA), cuyos cofundadores son Steve Jobs y Steve Wozniak, en la época dos jóvenes con muchas ganas de cambiar la tecnología. La empresa fue fundada en 1976 por ambos con el apoyo de Mike Markkula. Dicho lo cual, todos sabemos el impacto que Apple  ha tenido en la sociedad de consumo de electrónica, y no son pocos los que se aventuran a afirmar que Apple ha cambiado el mundo y el modo en que usamos la tecnología. De este modo, y tras una serie de altibajos que casi llevan a la compañía a quebrar en 1996, llegamos hasta mayo de 2006, el año en que fue lanzado el MacBook.

Los primeros MacBook supusieron un antes y después en lo que a portátiles se refería dentro de Apple, venían a sustituir a los famosos iBook y PowerBook con la intención de dejar atrás los procesadores anticuados y darse de la mano con Intel, una de las compañías fabricantes de procesadores más importantes del mercado. Así fue, el MacBook se convirtió en el portátil Mac más vendido de la historia, de hecho, en octubre de 2008 se convertía en el modelo de ordenador gama media más vendido en las tiendas de Estados Unidos de América.

MacBook blanco de policarbonato

El primer modelo incluía una carcasa de policarbonato, sin embargo, en 2008 y con la llegada del MacBook Pro, Apple comenzó la transición a los cuerpos de aluminio anodizado en sus portátiles, de este modo, todos los portátiles disponibles en la actualidad por la compañía (MacBook, MacBook Pro y MacBook Air), están elaborados en cuerpos unibody de aluminio. El único reducto del plástico en estos portátiles fu ele MacBook Blanco, un portátil con un cuerpo unibody de policarbonato blanco que se estuvo comercializando hasta junio de 2011. Esto supuso la pérdida de la nomenclatura única MacBook, ya que sólo encontrábamos el MacBook Pro y el MacBook Air, pero en 2015 Apple volvió a recuperar el nombre MacBook para el dispositivo de escritorio más delgado jamás vendido.

¿Por qué Apple emplea aluminio anodizado en los MacBook?

MacBook de aluminio

Aunque muchos piensen que esta decisión se debe a cuestiones meramente estéticas, la realidad es muy diferente. Ha sido demostrado que el aluminio acaba siendo tan ligero como el policarbonato, añadiéndole un importante grado de resistencia a los arañazos y a los golpes que el policarbonato jamás tendría, sobre todo con el paso del tiempo. Y es que uno de los principales motivos por los que los usuarios adquieren un MacBook de aluminio es precisamente el buen aspecto que mantienen a pesar del paso del tiempo. El aluminio anodizado presenta una característica de resistencia a los arañazos superior a la del plástico, a pesar de lo que la mayoría de usuarios creen, e infinitamente superior en lo que a impactos se refiere.

El otro motivo es de diseño, el aluminio anodizado y correctamente tratado es lo que permite a Apple realizar dispositivos MacBook con escasa presencia de ventiladores y un sistema silencioso, es decir, consiguen el reparto del calor en perfectas condiciones debido al empleo de un material tan transmisor del mismo como es el aluminio, en definitiva, el material de construcción del MacBook juega un papel determinante en la resistencia del dispositivo a la temperatura, así como su correcto funcionamiento. Sin embargo, el punto negativo es precisamente que es imposible reparar un arañazo en el aluminio anodizado.

Modelos de MacBook

El aluminio anodizado que emplea Apple se somete a un tratamiento electrolítico que le recubre de una capa de óxido, lo que le otorga una mayor protección a las inclemencias externas. El único método de adecentar los pequeños arañazos en dispositivos de aluminio anodizado es utilizar finos bolígrafos de pintura similar o idéntica a la del aluminio y rellenar el pequeño arañazo.

La batería del MacBook, su gran atractivo

Batería del MacBook

Es cierto que encontramos dispositivos en el mercado con estupendo hardware a precios similares y generalmente inferiores a los del MacBook, sin embargo, uno de los principales motivos a los que siempre aluden los usuarios ya poseedores e incluso quienes están dispuestos a comprar uno, es el de la batería. Apple se toma muy en serio la optimización del software con el hardware, y uno de los  beneficios principales de este trabajo de investigación y desarrollo es el de la salud de la batería. Todos los dispositivos portátiles de Apple cuentan con estadísticas de uso en cuanto a la batería que son notablemente superiores a los de la competencia, nos encontramos así hasta 10h de autonomía en el MacBook actual, hasta 10h de autonomía en el caso del MacBook Pro Retina y hasta 12 horas en el caso del MacBook Air de 13 pulgadas.

Unas estadísticas en cuanto a batería que no sólo son difíciles de superar, sino que ya son casi imposibles de igualar. Esto es debido no sólo a la capacidad de estas baterías o a los métodos de carga, sino también al hecho de que el sistema operativo está creado por y para funcionar con un determinado hardware, por lo que la optimización está llevada al extremo. Si utilizas un MacBook, la batería debería ser la última de tus preocupaciones, es un producto cuya fama le precede, y es difícil encontrar a ningún usuario que tenga cualquier tipo de queja en cuanto a la batería de los MacBook.

Apple usó durante años, el método de carga conocido como MagSafe, un peculiar método de imanes que impedía que pudiéramos sufrir un percance mientras cargábamos nuestro portátil, ya que el cable de carga se desenchufaba automáticamente cuando tiraba de él. Los modelos más actuales se cargan por uno de sus puertos USB-C.

Accesorios para MacBook

Accesorios para MacBook

Otro interesante apartado de poseer un Mac es la cantidad de empresas de accesorios para MacBook que se dedican a la elaboración de productos para él mismo. Es cierto que la necesidad de utilizar ciertos periféricos en los portátiles MacBook es algo que trae de cabeza a muchos usuarios, sin embargo, el elenco de posibilidades a la hora de personalizar el MacBook o encontrar puertos de conexión es bastante amplia.

Comprar un MacBook de segunda mano

MacBook de segunda mano

Otro aspecto relevante en los dispositivos MacBook y de Apple en general, es que envejecen muy bien, lo que ayuda a que sean considerados productos de alta cotización incluso pasados los años. Pocos productos de electrónica de consumo se devalúan tan poco como el MacBook, ya que se ven a precios bastante altos en el mercado de segunda mano, sobre todo si los comparamos con la competencia. Por eso, adquirir un MacBook es una garantía a la hora de realizar cambios por modelos superiores y sobretodo un beneficio a la hora de comprar un MacBook de segunda mano.

Es fácil encontrarlos en determinados sitios web bien organizados, lo difícil es valorarlos y saber cómo y por cuánto comprarlos, por eso, en nuestra sección de MacBook de segunda mano te damos las claves de cómo realizar una buena compra de un dispositivo MacBook de segunda mano o si prefieres algo nuevo, también puedes hacerte con un MacBook en oferta.

Esperamos que puedas aprovechar todo el contenido que en este sitio web te vamos a ofrecer para que puedas sacarle el máximo partido a tu MacBook, para que sepas diferenciarlos en todos sus modelos y características, y por qué no, para que conozcas más al detalle la historia del MacBook y Apple en general. El MacBook en cualquiera de sus gamas es un producto bastante famoso y cotizado, podría considerarse un producto de lujo si nos atenemos a sus precios, pero son herramientas de eficacia comprobada, lo que le han otorgado una fama difícil de cosechar en el mercado de la electrónica de consumo en los tiempos que corren.

¿MacBook o Portátil con Windows?

macbook o windows

No soy un gran fan de Windows. Ya hace mucho tiempo que lo abandoné, y mucha culpa la tuvo que el sistema operativo es lento, sensación que se agrava con el tiempo. Pero tengo que ser objetivo, por lo que también tengo que reconocer y mencionar que tiene algunas cosas buenas, como que prácticamente todo el software y juegos importantes están para el sistema de Microsoft o que hay portátiles con Windows a precios muy bajos.

También me parece digno de mención que, desde Windows 10 y si Microsoft no cambia de opinión, Windows se ha convertido en lo que en Linux se conoce como Rolling Release, lo que significa que recibiremos actualizaciones para toda la vida sin que con ello tengamos que instalar todo un sistema operativo, como sí pasa con macOS desde sus inicios. Por todo lo demás, como veréis a continuación, merece la pena un MacBook.

Mejor sistema operativo

El MacBook, sea cual sea el modelo, usa macOS. Se trata de un sistema operativo fluido, estable y fiable. Además, también tiene un diseño muy atractivo. Quizá lo más importante es que la mayoría de software importante, como todo el profesional, también está para macOS, entre lo que tenemos Photoshop, por ejemplo. Por si esto fuera poco, también tenemos el ecosistema, uno envidiable sobre todo si tenemos otros productos de Apple, como un iPhone. La sincronización no tiene rival y el que entra en el mundo Apple no lo abandona, a no ser que en el momento de una renovación no pueda pagar lo que piden por uno de sus dispositivos.

Mejor hardware y diseño

Los MacBook son una referencia en cuanto a diseño. Siempre van por delante en cuanto a belleza, a lo que se le suma el peso y lo finos que son. Por otra parte, Apple incluye hardware con tecnología propia cuya equivalencia encontramos en pocos o ningún portátil con Windows, como el Touch ID, la Touch Bar, su Trackpad Force Touch o incluso el sistema de sonido en el MacBook más grande.

Compatibles con Windows

Quizá lo más importante es que los Mac son compatibles con Windows via BootCamp. Esto significa que podemos instalar Windows y ejecutarlo en inicio dual, por lo que podemos elegir Windows o macOS dependiendo de lo que necesitamos. Por otra parte, hacer lo mismo con un PC es muy difícil. Existe lo que se conoce como Hackintosh, pero no es posible en todos los portátiles y probablemente se rompa la instalación cuando menos lo esperemos.

Me cambio a Mac, ¿qué debo saber?

Tal y como me dijo mi mentor, «Linux no es Windows». No, no me he equivocado de artículo; es que yo he pasado por los sistemas operativos más usados, y eso me lo dijo cuando me pasé de Windows a Linux. Sencillamente, se refería a que un nuevo sistema operativo es un sistema operativo diferente. Si estamos acostumbrados a Windows, vamos a encontrarnos con un sistema diferente, extensiones diferentes y, en definitiva, un mundo nuevo.

Creo que la primera diferencia que encontraremos es el diseño. macOS no tiene un menú de inicio, sino un dock en la parte inferior en el que añadimos las aplicaciones más usadas en forma de acceso directo. En el dock también tenemos (y podemos quitar) lo que se conoce como Launchpad, un acceso directo a la carpeta de aplicaciones. Pero desde este apartado no encontraremos todas las aplicaciones; algunas estarán esperándonos en la carpeta Aplicaciones a la que podemos acceder desde el Finder, el gestor de archivos de macOS. También relacionado con el diseño, los botones de cerrar, minimizar y restaurar están a la izquierda, algo que nos obliga a acostumbrarnos.

Habiendo hablado de las aplicaciones, también hay que saber que hay varias maneras de instalar aplicaciones en macOS:

  • Instalador: como en Windows con los EXE, en macOS también hay aplicaciones que se instalan con su propio instalador, pero creo que no son mayoría.
  • Apps portables, más o menos: hay muchas aplicaciones que son sólo un archivo ejecutable. Hay muchísimas aplicaciones de este tipo e incluso Final Cut ha sido así en algún momento. Es importante mencionar cómo se instalan estas apps: sencillamente, arrastramos el icono a la carpeta Aplicaciones. Ya está. Explico esto porque lo primero que hice yo al comprarme un Mac fue preguntar por el viejo MSN Messenger cómo se instalaban las apps. No tenía ni idea porque venía de Windows, donde casi todo se instala desde el mencionado EXE.
  • Apps de la Mac App Store: desde Snow Leopard (10.6.8), lo que anteriormente se conocía como Mac OS X tiene su propia tienda de aplicaciones desde donde podremos instalar apps.

Combinaciones de teclas y otras diferencias

teclado macbook air

Otra cosa a tener en cuenta es que un Mac no es un PC. Bueno, eso está claro, pero probablemente busquemos e intentemos hacer las cosas como las hacíamos en Windows, lo que será un error. Por ejemplo, un Mac tiene diferencias en el teclado: no tiene tecla Alt; en su lugar, lo que encontramos es la tecla Option (opción). Por otra parte, sí, tiene una tecla Control, pero no tiene nada que ver con el Ctrl que encontramos en los teclados de los ordenadores que vinieron con Windows. Por ejemplo, para copiar no tenemos que presionar Ctrl+C, sino CMD o command (comando) y la C. No está de más decir aquí que las dos teclas Opción, las que sustituyen a Alt, funcionan igual, no hay una Alt Gr con la que ponemos los símbolos especiales. Para poner la arroba, podemos usar una sola mano por no estar obligados a usar el Alt de la derecha.

Como ya hemos explicado, macOS tiene los botones de minimizar, maximizar y restaurar a la izquierda, lo que ya nos deja claro que vamos a gestionar las ventanas de diferente manera. Esto también es válido para dividir la pantalla: en Windows, como en Linux, poner una ventana a un lado es tan sencillo como arrastrarla a un borde. En macOS, si queremos dividir la pantalla tenemos que, primero, mantener presionado el botón de maximizar, segundo, moverla a un lado de la pantalla y, tercero, elegir la aplicación que abriremos a su lado.

Gestos del Touchpad

También te sorprenderá cómo se mueven las cosas. En un principio, mover el puntero es igual, pero mover las ventanas y otros artículos es diferente. En macOS hay muchos gestos posibles y para mantener un clic del ratón o panel táctil y mover la selección tenemos que apoyar dos dedos y mover un tercero. Entre otros gestos disponibles tenemos que deslizando desde la derecha accedemos al Centro de Notificacinoes o que en aplicaciones como Safari y otros navegadores podemos avanzar/volver página atrás moviendo dos dedos a la izquierda o la derecha. Los gestos pueden personalizarse con aplicaciones como BetterTouchTool.

¡¿Dónde está el desinstalador de aplicaciones?!

No hay. Así como en Windows existe «Agregar o quitar programas», en macOS nunca ha habido nada parecido. El sistema operativo de Apple no añade claves al registro prácticamente cada vez que hacemos un clic, por lo que no necesita un desinstalador tan potente como el del sistema de Microsoft, en parte también porque las aplicaciones instalan menos binarios. Para desinstalar una app en macOS basta con arrastrar su icono a la papelera, aunque así quedarán unos pocos residuos que podemos eliminar con apps de terceros como AppCleaner. La diferencia al usar esta app es que, en vez de arrastrar los iconos a la papelera, tendremos que añadirlos a la app y eliminarlos desde allí.

¿Y por qué mi pendrive se queda sin espacio?

Esto también me parece importante mencionarlo: en macOS, lo que eliminamos de las unidades externas no se eliminan. Es una filosofía que personalmente nunca me ha gustado, pero así es. Lo que hace macOS cuando eliminamos archivos de una unidad externa es meterlos en la papelera de la propia unidad, una que, para más inri, se oculta automáticamente en la carpeta .Trash. Lo que tenemos que hacer para eliminar los archivos de una unidad externa es, primero, eliminarlos como haríamos en cualquier otro sistema y, segundo, vaciar la papelera. Teniendo en cuenta que la papelera podría contener algo que podríamos necesitar en el futuro, por eso se llama «de reciclaje», nunca me ha parecido la mejor opción. Quizá la mejor opción sea mover los archivos al escritorio y del escritorio a la papelera. Para moverlos, lo único que tenemos que hacer es presionar CMD antes de seleccionar y mover el archivo.

Si lo queréis más sencillo, aunque no garantizo que la app siga estando soportada durante toda la vida, recomiendo buscar en Google la app Curb. Esta app vaciará la papelera de cualquier unidad que arrastremos a su ventana. Más fácil imposible.

El por qué de las carcasas del MacBook

Puertos USB C en el MacBook PRO 2016

Como hemos dicho, el primer MacBook formaba parte de la alianza con Intel, y no disponía del aspecto que todos relacionamos con el MacBook en la última década. Automáticamente relacionamos este portátil a un cuerpo unibody en aluminio anodizado, sin embargo, no siempre fue así. El primer MacBook llegó al mercado con un cuerpo de Policarbonato Termoplástico, en una variedad de colores negro y blanco. Por otro lado, la versión en color negro costaba nada menos que 150 dólares más que la versión en blanco, a pesar de coincidir en especificaciones técnicas, algo que no sólo molestó a los usuarios, sino que les hizo decantarse a la inmensa mayoría por la versión blanca del portátil. Esto hace que el MacBook en color negro, conocido como “BlackBook”, sea una rara avis, y por ello, los MacBook blancos son la versión más fácil de encontrar en el mercado de segunda mano.

La carcasa original estaba construida con el mismo método que el de la competencia, hasta 2009, cuando Apple decidió actualizar su gama de MacBook con los nuevos procesadores Intel Core 2 Duo y otra interesante novedad, una carcasa unibody de policarbonato termoplástico. Al mismo tiempo, se suprimió la bandeja del lector de CD, incluyendo la modalidad de absorción del CD tan habitual en los dispositivos Apple, una de las muchas excentricidades de Steve Jobs, que parecían no tener una importancia real y que incrementaban el coste de fabricación del producto, pero que les otorgaba personalidad, toques diferenciadores. Por otro lado teníamos el MacBook Pro, cuando se adoptó el MacBook Pro en 2006 y su cuerpo de aluminio anodizado, que pasó a ser un estándar en los productos de Apple desde entonces y hasta ahora. De hecho, ningún MacBook disponible actualmente en el mercado está hecho en un material que no sea aluminio anodizado.

Ya en 2015, Apple presentó la última versión del MacBook, el dispostivo portátil más ligero y delgado que se había construido hasta el momento, con toda la última tecnología desarrollada en los laboratorios de Apple.

¿Aún con dudas? Revisa las siguientes ofertas y no te quedes sin tu nuevo y flamante MacBook:

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 Nuevo Apple MacBook Air... Nuevo Apple MacBook Air... 38 Opiniones 1.095,50 €
2 Nuevo Apple MacBook Pro... Nuevo Apple MacBook Pro... No hay valoraciones 1.480,00 €
3 Nuevo Apple MacBook Pro... Nuevo Apple MacBook Pro... 64 Opiniones 2.449,00 €
4 Apple MacBook Pro 2.5GHz... Apple MacBook Pro 2.5GHz... 7 Opiniones 539,00 €
5 Wallin Mac Book Air... Wallin Mac Book Air... No hay valoraciones 24,52 €
6 JCK USB C Hub MacBook Pro... JCK USB C Hub MacBook Pro... No hay valoraciones 27,19 €

Si has llegado hasta aquí es que aún no lo tienes muy claro. ¿Cuánto te quieres gastar en tu nuevo MacBook?

1500€

*Mueve el slider para variar el precio